Calefacción óptima

Es útil saber algo acerca de los materiales cuando se quiere explotar al máximo el potencial de los diferentes combustibles.

Como regla general, cualquier pieza no tratada de madera puede ser utilizada como combustible para chimeneas y estufas. Sin embargo, hay diferencias. A primera vista, el poder calorífico de madera de pino y la madera de noble no son muy diferentes. Pero si los valores caloríficos se miden por volumen, la densidad de energía es muy superior para la madera de noble. Por lo tanto, se necesita mucho menos espacio de almacenamiento. Las maderas blandas como abeto quema más rápido y por lo tanto es ideal como leña. Para una combustión lenta,se recomienda el haya y el roble. Las llamas más bonitas son las producidas por la ceniza de madera.

Compra óptima.

Si compra la leña en una tienda, conseguirás una leña de mayor calidad lista para quemar.
Sin embargo, el coste es inferior si la compra en mercados independientes, y naturalmente, nada de esto si está autorizado a recoger su propia madera en el bosque. Esto puede ser un placentero pasatiempo.

Almacenamiento óptimo.

Un factor de influencia en la potencia calorífica de la leña es la humedad. Esto significa que es estremadamente importante secar la leña. Los distribuidores de leña deberían tener disponer disponible el contenido exacto de humedad. Los instrumentos apropiados para medirla están disponibles por solo unos euros y son muy útiles para el cliente final también. La leña debería estar almacenada como mínimo dos años en un ambiente protegido de humedad hasta que el contenido de ésta en la leña se encuentre debajo del 20%. El pellet tiene un contenido de humedad debajo del 10% que no debe ser sobrepasado.

Calentamiento óptimo con el registro de la chimenea

Chimeneas y estufas están continuamente recibiendo pequeñas cantidades de leña una vez que el fuego aparece en la cámara de combustión. En una chimenea, el fuego necesita una preparación. Primero, se apila una pequeña cantidad de una leña fácilmente combustible y se enciende. En la mayoría de los casos es necesario más aire aunque después éste sea gradualmente reducido una vez que el fuego empieza a ser más vigoroso.
Dependiendo del tipo de leña, la rejilla y el cajón cenicero deben limpiarse ocasionalmente para asegurar una combustión óptima todas las veces.

Alternativas óptimas

Las modernas estufas de pellet son una alternativa a las chimeneas, especialmente cuando es difícil o imposible almacenar leña. El pellet, hecho de trozos de madera compacta, puede ser fácilamente transportado. El uso de hornos de pellet es un reciente desarrollo. Muchos de ellos han ganado prestigiosos premios de diseño. Además de su alta practicidad, a menudo son un aparato importante, especialmente con un distintivo de alta calidad como el cristal vitrocerámico.